20 October 2010

FORESKIN

















3 comments:

Albert said...

¡Ay, Hairy, Hairy...! Estas cosas no se enseñan a los amigos (tú ni caso, ¿eh?, que ya sabes que es una manera de decir).

No sé si te ha ocurrido alguna vez que a algún prepuciano le extrañe observar el tiempo que le dedicas a su prepucio y que te quedes embelesado jugando al “ahora está el capullo, ahora no está” :)

¡Qué textura tan encantadoramente elástica adaptan los penes rígidos no circuncidados!, ¿verdad, Hairy?..., y ¡qué sabor tan especial tiene el interior de este pedacito de piel!

A vosotros, posibles “prepucianos” que me leáis, os pido que seáis conscientes de que la gran mayoría de los circuncidados adoramos vuestros prepucios. Esta maravillosa elasticidad que notáis en vuestras vergas tiesas es un don que a nosostros nos arrebataron, por lo que sed siempre comprensivos si notáis que le dedicamos mucho tiempo, pero es que para nosotros es una auténtica golosina.

P.S. El trozo de antebrazo que se ve en la cuarta fotografía es aquel espacio del que te hablaba que tanto me gusta acariciar.

Franco said...

Albert,
recibo tu mensaje como prepuciano, y, por mí, tranquilo, no tienes nada que explicar, ni justificar, y piensa que cuanto más atención pongas sobre nuestros plieguecitos de carne, más placer nos estarás proporcionando. Tómate todo el tiempo del mundo para jugar con todo eso, observa, toca, degusta y practica todo tipo de experimentos... nada más delicioso que ese pacto de placer tan varonil.
Ah... ves??? gracias a tus comentarios (y al dulce trabajo de responderte) ya me mojé.
Hairy: la foto Nº8 es especialmente bella, (A pesar de que no se vean pelos por ahí), la luz y la morbidez de su color, dan la sensación exacta de lo que se debe sentir al tomar esa piel entre las manos o entre los labios y descorrerlas para saborear la fruta húmeda que celosamente está protegiendo.

En fin. Creo que hoy estamos todos cachondos.

Hairy4ever said...

A vuestros bellísimos comentarios sólo añadiría -seguro que lo sabéis- un dato científico que avala al prepucio: por su textura y propiedades únicas, es la piel Per-fec-ta para injertos y transplantes de piel, sobre todo la de bebés circuncidados, que aquí crionizan en bancos de piel.
Es un añadido a su excepcional calidad y porqué es un bocado exquisito.

Bien Albert tu llamada positiva de atención comprensiva a los Prepucianos. Seguro que ellos, encantados ¿Cierto, Franco? ;)

Foto 8: Arte puro. Aún sin un vello. El b/n le da ese toque mágico que perdería si fuese a color.

Mojados besos a vuestras ‘puntas’ Circuncidadas o Prepucianas.