07 October 2010

FURRY BLANKETS







8 comments:

Albert said...

Desde que vi la fotografía de este maravilloso culo en el panel de mi perfil anunciando tu nuevo post, y ante la imposibilidad en mi trabajo de poder abrir tu blog (el otro, en cambio, sí puedo abrirlo), no cesé de pensar en su visión ampliada y tranquila ante mi ordenador.

No ha sido hasta esta mañana que he podido hacerlo con la tranquilidad que requiero y he estado rato y rato contemplándolo con auténtica fascinación y complaciéndome al sentir cómo mis calzoncillos (aún no me he vestido) iban empapándose hasta el extremo que, al pasar mi dedo índice por la zona mojada, éste quedaba untado de la masculina secreción producida por mi deseo.

Confieso que, algo displicente, he empezado a mirarme las otras fotografías con las que has ilustrado este post, y mis ojos han quedado fijos otra vez, pero ésta completamente fijos en la imponente verga del prepuciano que hace honor al nombre de su casta, y me ha venido al acto a la cabeza nuestros comunes comentarios propios de circuncidados cuando tienen la oportunidad de poder jugar, con las manos, con la elástica suavidad de la piel de un prepucio y, con la lengua, descubrir en en su interior los masculinos sabores que retiene.

Pero había más... Habia un frondoso torso peludo (dejemos “velludo” para ocasiones más “fisnas”) con su perfecta línea recta de oscuro pelo negro, agolpado, recorriendo la, para mí, siempre más excitante mullidez de un abdomen abultado que no la dureza cuadriculada formada por lo que viene en llamarse "pastillas", creadas en los gimnasios (me niego, también, a utilizar el ridículo “anglosajoneado” gym).

Pero, ¿y después????????... Es el HOMBRE (no sólo con mayúscula la primera de sus letras),

Él es el HOMBRE, el HOMBRE que yo, de ser quien dicen que es Dios, hubiera creado a mi imagen y semejanza, pero si lo hubiese creado a mi imagen y semejanza significaría que yo sería como él y, de ser así, sin duda no hubiera perdido el tiempo creándome otro yo, ya que lo más probable sería que fuese un Dios-Narciso.

Hairy, cariño, te aseguro que si el HOMBRE acercara su cara a cualquier rincón de mi piel, la erización que me provocaría sería tan brutal que, estoy seguro, más que de gallina hablaríamos de piel de erizo.

Me has dejado tocado para todo el día, te lo aseguro, y como no tengo más tiempo, y no quisiera hacer un feo al resto de los magníficos ejemplares que vienen detrás de él, me despido de ti dándote las gracias y prometerte seguir comentando este post de 100 sobre 10 cuando disponga de más tiempo.

¡Dios!!! ¡Qué HOMBRE!!!!, pero ¡Qué HOMBRE!!!!

Hairy4ever said...

Albert, querido,

Me has dejado clavado en la silla. Te contesto por mail, que Blogger hoy está tonto y no me deja subir el texto.

Besotes

Albert said...

Te advierto que, cuando te escribo esto, acabo de llegar del blog de nuestro común amigo argentino, ya que ayer no tuve tiempo de ver con tranquilidad el post que dedicó a los pechos poblados de pelo blanco, por lo que, como imaginarás, tú, que también eres de la casta de los circuncidados, la falta de pellejo hace que todo, absolutamente todo el juguillo (por cierto, acabo de probar un poco y está delicioso) vaya a parar a los calzoncillos y, de seguir así, va a parecer que me haya corrido encima, y no... Bueno... Todavía no... :))

Ayer me había quedado en el HOMBRE, cuya fotografía hoy he pasado de prisa y corriendo, aunque, lo confieso, no he podido evitar la tentación de mirarla de reojo (uno ya es gato viejo a la hora de mirar disimuladamente a muchos de los hombres que se cruzan en mi vida diaria).

Y me ha vuelto a suceder lo mismo que ayer: que hasta que no concentro bien la vista en la fotografía sin ampliar que aparece bajo ÉL, me hace dudar por unos instantes si se trata de un brazo levantado mostrando una poblada axila o lo que es en realidad: una deliciosa vista desde el abdomen de un, utilizando tu expresión tan ilustrativa, patorras. ¿Lo ves cómo no miento cuando digo que, para mí, el tamaño del sexo no es lo más importante?, y la prueba de ello está en que en ningún momento he pensado que es una lástima que el tipo tenga su pene bajo la sábana.

¿Y del siguiente qué me dices?... Yo, desde luego, como hice en su día con los rubios (espero que no me lo tengas en cuenta tú, rubito) voy a morderme la lengua cuando se me ocurra decir, generalizando, claro está, que no me siento atraído por los hombres demasiado jóvenes (fíjate que no digo “chicos”), porque ese ejemplar está hecho todo un Hombre.

Las dos últimas vistas, de verdad, de verdad de la buena, que son espectaculares, Hairy. Especta-cular, la primera donde el abundante y suave pelo viene a ser como una sedosa cortina que apartas para contemplar un paisaje pero que no sueltas de la mano con la que la sostienes porque su tacto te resulta tan agradable como el paisaje que divisas, y espectacular la segunda: el pelo perfecto, ni demasiado corto ni demasiado largo, ¿y verdad que los pelos que le quedan encima del pezón parece que le hagan de flequillo?

Amigo Hairy, con el sabor en la boca de la última secreción, te doy las gracias por este magnífico post.

P.S. Te escribiré cuando pueda, tenlo por seguro.

Hairy4ever said...

Albert, tesoro,

Vengo de leer tu comentario de los pechazos polares. O porque es finde, o por el calor que hace, o porque soy un salidorro sin remedio (y sin remordimiento alguno), pero ando como tu: de blog en blog, mojado y requetemojado.

EL HOMBRE: es para mí IM-PO-SI-BLE pasar de largo, no mirarle. Hago como tu, de reojo (hay que ver cómo los Hombres dominamos la técnica visual del disimulo), pero no puedo. Me paro y retorno a ÉL.

Patorras: será, seguramente, nueva cabecera. Como a ti, me subyuga más por lo que insinúa que por lo que enseña.
Rubios: A ti te lo perdono todo, ya sabes que sí. Pasa como con el vino: todos beben y alaban los tintos, pero hay rosados y blancos espectaculares en su escasez y sencillez.
Jóvenes: Si ayer llegas a estar conmigo en las duchas del gimnasio y ves al peluche que se me puso al lado… tu y yo infartamos a duo. ¡Cosa más bonita, Dios! Precioso de verdad! Y encima todo mojadito! Ya goteo de nuevo…
Especta-Cular: Otra de mis pasiones. ¡Cuán difícil es encontrar hoy día culos así! Y además, con el buen gusto de NO rasurarse el escroto. Hay, al menos, 4 texturas distintas visibles de vello en esa foto: muslos, nalgas, perineo y escroto. Sólo queda oculta la quinta: La Dimensión Desconocida…. La más profunda, la que guarda las esencias olfativas del macho.
“Cortinilla”: me recuerda a aquellas cortinillas de tiras largas que, en verano, en los pueblos, ponían a las puertas de las casas para que no entrasen insectos voladores. Me encantaba verlas cimbrear con la brisa… Imagina al macho portador de la foto en la playa, tumbado, y el vello acunado por el aire…

Gracias a ti por secretar tanto y tan bien. Hasta aquí me llega tu sabor maravilloso.
Besotes mil

Franco said...

Queridos Albert y Hairy...
Vaya... qué decir???
nada.
Simplemente nada.
Sólo que he pasado un rato bellísimo, primero con las MARAVILLOSAS imágenes del post, y luego regodeándome con cada frase de los comentarios ricos en emociones y descripción de sensaciones que cada uno de vosotros me ha regalado ni bien abrí el sitio.
No osaría jamás agregar palabra alguna a lo que ya han dicho.
Para qué redundar en contarles lo feliz y afortunado que soy por haberlos conocido...?
Por favor, sigan charlando... escucharé fascinado siempre todo lo que digan.
Abrazos.

Albert said...

Tenía que suceder... Tarde o temprano, pero tenía que suceder:

Me he dicho, aunque sabía que me mentía, que iba a entrar y sólo a mirar y, de paso, a admirar, de una a una las fotos de este post de antología, y no puedo más, Hairy: la erección ya es demasiado fuerte para que pueda cesar por sí sola, por lo que voy a remediarlo.

Lo tengo todo a punto y yo ya también lo estoy. He decidido que me acompañe la visión ampliada de la penúltima de las fotografías, que creo que ha sido la causante final de la fuerte rigidez, comprimida aún bajo mis calzoncillos empapados.Y será con tus palabras en la mente (“Sólo queda oculta la quinta: La Dimensión Desconocida…. La más profunda, la que guarda las esencias olfativas del macho”) que voy a masturbarme porque no aguanto más.

Un beso, querido Hairy, y otro para ti, amigo Franco. Pensaré en los dos y agradeceré una vez más a la fortuna haberlos conocido.

Albert said...

Ya acabé; sabía que era cuestión de pocos minutos, y como soy de los que cuando se corren en compañía de alguien más me gusta agradecérselo con una sonrisa, les mando esta sonrisa virtual a los dos, autocomplacido, como me ocurre siempre y ya conté en el relato del hotel, del buen “gramaje” de mi semen.

Un fuerte abrazo, amigos, y gracias de nuevo por estar aquí.

ConMaduros said...

Cómo me alegro de haber creado un blog :)