22 October 2010

FAMILY TRIBUTE





















































LOTS KISSES

15 comments:

Albert said...

Precioso, ¡delicioso!!! homenaje a tus ancestros, a los que yo menospreciaba con los mismos argumentos que un analfabeto pudiera menospreciar al gran García Márquez. Sé que me lo has perdonado, aunque deseo de corazón que mi arrepentimiento no quede sólo en palabras.

Hairy4ever said...

Nada debe perdonársete, porque todo en ti es irreprochable.

Hoy no seríamos buenos adultos si de jóvenes no hubiésemos sentido y vivido la rebeldía contra nuestros mayores.
Es la ley natural.

Enorme abrazo

Franco said...

¡Qué excelente entrega de vellosidades doradas, rubíes y naranjas...! ¡Qué bella debió ser tu infancia protegida amorosamente entre estas sedas nórdicas de suaves y cálidas texturas...! ¡Con qué paladeo mágico se puede observar, indagar, investigar, cada una de estas sorprendentes maravillas y cuán delicioso es el sabor que dejan en nuestros sentidos!
Gracias, Hairy, por iluminarme así la tarde.
Besos brillantes.

Hairy4ever said...

Costó, literalmente, horrores encontrar el material que quería; que tuviese el mínimo de calidad… Pero satisfecho estoy. El esfuerzo valió la pena. Es, para mí, un post muy sentido.

Y también porque no hay nada más hermoso que estar, al atardecer, en la playa, desnudo, tumbado en la arena, emocionándote al ver la puesta del sol… en el reflejo de los vellos de tu amado.

Espero haberte bañado un poquito con las anaranjadas luces del ocaso mediterráneo; con esos atardeceres rojos -magistralmente cantados por Serrat- que, cada tarde, el astro rey nos brinda en este muy benévolo otoño.

Así, los que estamos aquí, te tenemos una chispita más cerca.

Abrazo. De seda y oro.

Manuel S.V. said...

Un abrazo, Hairy! Me uno ahora a tu comunidad... y vaya que elegí un brillante día para hacerlo! Yo tendía a ponderar los vellos morenos porque me parecían más seductores; pero después de ver esta selección concluyo que el detalle no es la ropa... es el porte! Y estos machos dorados están... suculentos! Oro en paño!

Hairy4ever said...

Manuel!!

Bienvenido seas! Estás en tu casa para lo que gustes.

Gracias por el halago al post de hoy. Como habrás leído más arriba es, para mí, un post sentido.

Y te suscribo. Con los años, mis retinas acumulan tal cantidad de hombres bellos que ya sólo me acojo al placer sensorial que me produzca su visión, sin distingos. Porque... qué Bellos son los Hombres!!

Un beso Enorme, como tu, Poeta del Café!!

Bell said...

¡que barbaridad! una propuesta muy sajona para el fin de semana, me veo en Escocia chupeteando todo lo indecible y lamiendo todo lo veo a mi alcance.
Una delicia para el olfato, el tacto, lavista y cuantos mas, uy uy uy, Creo que acabamos con faldas y a lo loco.

Hairy4ever said...

Bell, Amore!!

Bienvenido y bienhallado!! Pues sí, reconozco que un escocés con su faldita kilt tiene un morbazo... porque, además, según la tradición, ya sabes, no pueden llevar nada debajo... salvo las joyas de la corona!!

Besotes y una ronda de whisky para todos!!

Franco said...

Volví.
Me gustó mucho este post. Así que quería verlo otra vez.
Dentro de esta selección, la´foto múmero 25 es como un imán para mí.
Ay, Hairy... si ese es pariente tuyo, espero que me lo presentes. Me caso ya mismo, y entro a tu familia, sin más. Voy a decirlo en argentino QUÉ PIJA, POR FAVORRRRRRRRR!!!!!!!!!!
Pero... has visto detenidamente lo bella que es??? cada venita, cada pliegue... esa suculencia casi insolente, esa desfachatez desbordante, esa impudicia de mostrarse morcillona, pesada, bamboleante fuera de la bragueta, y los pelos que quieren salir por detrás no son menos escandalosos...! ¿me la prestás para hacer un destacado en V 2...?
QUé lindo que vayan viniendo los tertulianos del café...! pero parece que aquí sirven whisky. Será porque el blog está en English?
Saludos, querido vikingote.

Franco said...

AH!, hay nueva fotito de cabeza de blog.
Maravillosa imagen.
MUCHO más sugerente y estética que la anterior.
Además... fantaseo con que son tus pelitos. Rubiecitos y suavecitos.
Me gusta.

Hairy4ever said...

Y yo encantado que vuelvas cuanto quieras, mi peluchete austral.
La 25... la describes impecablemente. Hay un verbo que la califica: Palpar. Esa foto no se mira, Se Palpa...

Y no te la presto... porque lo mío es tuyo. Así que tuya es. De ésta tu casa, dispón de lo que gustes. Sí, ese vergón blondo merece un destacado en V2.
Yo tomé de tí la 7, Oro y Seda... me subyugó ese post tuyo. Una foto, pero definitiva. Post redondo. Popularísimo, y eso que la gente no era prorubios… Curioso. A veces, una sola foto, como decía Bell, insinuante, y arrasa. La del waterpolista, reventó las estadísticas. Increíble. Y mira que el gorrito es antilujuria…

O como éste. Que me ha dado la grata sorpresa de la llegada de los tertulianos. Bien. Magia de grupo. Bello. Con tu café y mi whisky, procuraremos darles gusto a todos.
Cabecera: Busqué aire otoñal, a juego con el post. Probé y me gustó. Ya ves, me puede la estética sugerente. Aunque la anterior tampoco enseñaba nada, se acercaba más a la atracción que me provocan los vellos castaños y morenos. Ya sabes, polos opuestos.

Besotes, argentinito mío

ConMaduros said...

Madre de Dios... me diste en todo el fetichismo pelirrojo. Y ampliándolo hacia la parte más rubia del espectro. Qué pocos he catado, madre mía, y qué hambre me despiertan!!

ConMaduros said...

De hecho tenía puesto a uno de los chicos, el 25 creo, en el disparadero de entradas automáticas de mi blog, en esas entradas periódicas que dedico a los panochas. Pero mira, ya corre por aquí :)

Hairy4ever said...

Querido ConMaduros,

Para tu fetichismo, en la recámara me quedan unos cuantos ejemplares... y viran hacia la parte más ardientemente pelirroja del espectro...

El 25... va ganando enteros en la cotización...
Será un gusto verlo de nuevo en tu blog, gracias a tus entradas automáticas.

Curioso esto de la moda... Bueno, pues nada... Veo que todo vuelve... Habrá que usar boxers...

Edu said...

Gratias ad infinitum.
Me he dado un banquete visual con esas pelambreras de oro y fuego que por aquí cerca de la Finis Terra poco abundan y que por lo mismo más me encantan.