19 February 2011

WET

5 comments:

Manuel S.V. said...

Steve, Steve... quién fuera agua pura y cristalina para refrescar tan claramente cada poro de tu piel, alisar todos tus vellos hasta volverlos mistriosos laberintos... y sobre todo, para transformarse en vapor al contacto de tu sexo incandescente para subir hasta el cielo y tocar las nubes...

¡Qué hermoso macho! Y aun hay quien se atreve a juzgarnos a los que tenemos este gusto tan exquisito... A todos ellos les decimos ¡que Dios los bendiga porque a nosotros nos está dando muestras de su existencia con este maraviloso ángel terrenal!

Franco said...

AH!, ya veo por este post que no tienes rencores con el Sr. Cruz. A pesar de haber dejado en puestos secundarios a tu Blake y a mi Ray, ¿quién podría guardarle algún rencor a este virilazote...?
Manuelito: como siempre, derrochas poesía en tus comentarios!

Besos

Hairy4ever said...

Si es que, ante todo, tenemos la inmensa suerte de ser unos caballeros. Por eso no podemos ser rencorosos, y menos cuando nuestros pupilos compartieron podio!

Sólo faltaría tenerlos juntitos en esa alberca y ser, como dice nuestro Manu, ese agua que les peina...

... y porque ¡qué coño! Steve está buenííííísimo!

Veo que tengo otro domingo calentorro...

Besos húmedos!

Albert said...

¿Qué tal amigos?... Les veo muy "caballerosos" esta mañana de domingo -aquí, deliciosamente lluviosa (disculpa, Hairy, pero soy hombre de otoños e inviernos suaves como los que nos da nuestro querido Mediterráneo).

¿Quién puede ni tan siquiera insinuar que Steve no es un hombre que se hace desear?... De acuerdo que yo prefiero a Ray, y aún más a Branch, pero, salvo estos horrorosos tatuajes que afean -¡y de qué manera!- su delicada piel, es innegable que Steve es un Macho que se hace desear con respeto, para disfrutarlo como el más delicioso de los platos o beberlo como el más selecto de los caldos de Ribera de Duero.

Hairy4ever said...

Albert,
Ni falta hace que te disculpes; a pesar que, para mi desgracia, estos tres últimos otoños e inviernos han tenido más de siberianos que de mediterráneos...

Dicho esto, suerte que la tarde se despeja y así el sol permitirá bañar de luz el mojado cuerpo de Steve. Todo y que hay unanimidad en lo mucho que le afean los tatuajes, le daremos bula dominical para sorberlo como ese Ribera que propones. Ese abodmen peludo bien lo vale!