10 February 2011

VIRILAZO

4 comments:

Albert said...

He de reconocer que los tipos musculosos como el que hoy se propone me echan un poco “pa trás”, y no digo que no me sean muchos de ellos bastante, o muy, apetecibles.

En cierta ocasión, en una sauna, un tipo así, pero bastante más bajito de lo que se intuye que es este, me hizo señas para que entrara en la cabina donde él estaba. Dudé un poco ante un panorama tan musculado, pero por fin me decidí a entrar, y la verdad es que no me arrepentí: era la dulzura personificada y puedo decir que tiene su qué correrse sintiéndote arropado entre tanta corupulencia y, sobre todo para mí, sentir en la propia piel el calor del líquido emanado de aquel corpachón. En aquel momento tuve la sensación, no sé cómo explicarlo..., como si aquella firmeza exterior se fundíera suavemente abrazada con fuerza a mi cuerpo.

¡Buffff!!!... Recordándolo mientras escribía ha hecho, claro está, que sienta que voy empapado.

No se lo pregunté, pero yo creo que, por el físico, el tipo practicaba o el boxeo o la lucha. Un 10 sobre 10, la verdad.

JOSE said...

Comparto lo que dice Albert, tampoco para mi son de mis preferidos pero les “doy” igual jeje.
Hablando en serio, tienen un no se que (la mayoría tienen una hermosa cola bien dura y paradita como el de la imagen jeje), paro básicamente que sean o no interesantes va a depender de su forma de ser. Me refiero a que muchas veces, detrás de un hombre musculoso no siempre hay un deportista (boxeador, levantador de pesas, luchadores, etc), sino que muchas veces es un pelotudo narcisista.

Un abrazo a todos.

Hairy4ever said...

Por cuestiones de estatura y por vivir en un país de "bajitos" me es dificil encontrar tiarrones más altos que yo, por lo que aprecio mucho esas oportunidades en las que soy yo el arropado por un enorme y musculoso corpachón.

Aunque, cuando se da el caso, me resulta extraño ese rol, pues en la mayoría de veces me toca a mí ser el que cobija. Pero es muy grato sentir como un físico así, que podría destrozarte de un manotazo, lleva siempre aparejada tanta dulzura en su manejo.

Y, en efecto, hoy día, por desgracia, la mayoría de musculosos -mejor dicho: 'musculocas'- son de laboratorio; producto de anabolizantes para vanagloriar su megaego... y todo un aburrimiento en la cama, dicho sea de paso.

Un abrazo

Manuel S.V. said...

¿Pero qué tal los musculosos que lo son a base de su esfuerzo y disciplina? Los hay y son admirables!

En el caso de este virilazo; quizas a lo mejor esas "líneas de perfección" no despiertan pasiones; pero si, tal y como lo narran ustedes, amigos, el caballero fuera un diestro en las lides del placer... ¡la perfección se convierte de algo insípido al marco perfecto!

Yo, por lo menos, no me privaría de amasar esas nalgas turgentes y sabrosas... ¡con suerte y despierto a la fiera más experimentada del Jardín de Las Delicias!