02 November 2010

DEEP IMPACT

"One small step for a man, one giant leap for mankind"
(Neil Armstrong. Former astronaut)

...Three...




...Two...




...One...




...CONTACT!


13 comments:

Albert said...

No puedo evitar que me produzca una cierta envidia ver la facilidad con la que entra. Tiene que ser maravilloso no estar pensando siempre en el dolor cuando lo único que deseas es proporcionar placer.

Bell said...

Je Je Je, magnifica secuencia, muy ilustrativa. efectivamente lo veo ducho al que lo recibe, no hay señales de trauma , será que está muy diestro en el asunto.
A mi me dejaría muerto cual toro picado en la plaza.

Bell said...

Por cierto, el culito es todo una delicia, dan ganas de.... ¡Mmmmm!

Hairy4ever said...

Seguro que recordáis una película japonesa, "El Imperio de los Sentidos", en que la prota "entrenaba" sus bajos con un huevo duro de gallina...
El de la foto, también... ¡pero de avestruz!

Albert, cielo, no desesperes... ya sabes, con muuucha paciencia, mano izquierda y cariño, todo llega...

Bell, amor, te dejaría muerto... ¿de gusto? Y sí, el culo es una filigrana velluda.

Besos anales a ambos dos...

Franco said...

El penetrado es el que tiene que manejar las riendas del delicado arte de la penetración ¡en todo momento!, y no lo contrario como se suele erróneamente creer; incluso el título que se le ha puesto al rol -"activo"- no es más que otro error. El receptor dirige, el dador obedece... hasta que el coito viril ya pertenece después a los dos. Se puede evitar el dolor perfectamente con mucha calma, abundante lubricación, respiración consciente (hablo en serio) y tanta paciencia como amor. Es increíble, pero una vez que logramos dilatar, ya la zona estará lista para que eso tan temido sea eso TAN deseado. A veces un amante, solo interesado por entrar, no tiene el interés de dar ese primer paso junto con el hombre que por primera vez entrega su ano. Ni el interés ni la paciencia, tan obnubilado está con su función de activo.
Aunque en el excelente -y divertido!- post de Hairy parezca todo tan fácil, creo que hasta para el más experto nada en el arte de ser penetrado es fácil, o mejor dicho, todo tiene que ser cuidadoso. Al cuidar y saberse cuidado, la confianza aparece triunfante y reinante sobre cualquier acto de deseo. Bueno, y si el amor participa... three, two, one... CONTACT!!!!!... un viaje a la luna será lo menos que se obtenga.
Hairy querido: QUÉ FOTOS!!!!!!!!
Bell: Sí, te dejaría muerto de placer, cariño! No, no es tan terrible como parece. No sé si te habrás dado cuenta: en la foto no sale, obviamente, la velocidad de la penetración. Imagina todo muy lento, y lo verás con ojos menos espantados.
Albert: Esa envidilla es el germen de tu más profundo deseo. Y si hay deseo, ya no tienes más remedio que seguir ese camino casi inevitable hasta la meta.
Hairy: Insisto! QUÉ FOTOS...!

Franco said...

Perdón. Tal vez mi perorata parezca un poco soberbia. No tuve la intención de parecer un maestrito ciruela para nadie, y menos para ustedes, mis queridos amiguitos.
Simplemente hablo desde el lugar de un hombre que jamás pensó que se podría gozar tanto, ni que el placer podría aumentar tanto, por abrirse a la penetración anal.
Hoy disfruto plemanente tanto de dar como recibir, y estoy comenzando a sospechar que el secreto de ese goce tan profundo es porque en realidad solo se trata de dar, de entregar.
Bueno, como verán el tema me apasiona.

Hairy4ever said...

Franco, de perorata, nada. Todo lo contrario. Para eso sirven también éstos diálogos: para intercambiar información, experiencias vitales. Desde el post aquél en el que Albert y tu intercambiásteis tan hermosos -y pedagógicos- pareceres sobre el tema, me cada cada vez más claro lo que ambos coincidistéis: que el Placer Anal (así lo denomino, para orillar el simplismo de activos o pasivos) HA DE SER cosa de dos y que la madurez de ambos será determinante a la hora marcar los tempus que evitarán inncesarios ímpetus. Aquí sí rige el refrán 'más vale tarde, que nunca'

Bell said...

Se perfectamente que es una delicia, pero siempre con la persona adecuada. Me espanta pensar hacerlo con alguien sin sensibilidad.
Una penetración debe ser algo hecho con virtuosismo porque el punto de sensibilidad es máximo y cualquiera no está capacitado para ello, hay mucha gente que lo vive como algo traumatico aunque luego disfrute de la delicia que supone el realizar el acto.

Albert said...

Amigo Franco: Has tratado sobre este tema, tan vilipendiado por unos como banalizado por otros, como nunca había escuchado ni leído, y te lo agradezco profundamente por hacerlo llegar como lo hacen los buenos pedagogos, que no traspasan sus conocimientos desde la frialdad de las fórmulas o de los datos, sino que saben transmitir contagiando el interés para que quienes los escuchan vayan lllegando por sí mismos a dichos conocimientos. Guardaré como oro en paño lo que -lo siento, pero aquí debo regañarte- tan desacertadamente has dicho que eran peroratas.

De un tiempo a esta parte estoy, como ya sabes, muy sensibilizado con este tema que para mí siempre había sido secundario, cosa que atribuyo a que quizás sea porque la inmensa mayoría de mis relaciones han sido esporádicas.

Cuántas veces -da igual el sitio- alguien a quien no conozco no me habrá susurrado al oído: “¿Me quieres follar?”, o incluso, sin mediar palabra, ha habido bastante con el gesto para pedirme lo mismo. Claro que he sido consciente, cuando he accedido, de que le estaba proporcionando el placer que él deseaba, y naturalmente que no voy a negar que con la penetración he llegado, también, a altas cotas de placer lo mismo que, y disculpa ahora si queda algo pedestre, como con una buena mamada... pero hasta aquí.

Ahora, en cambio, siento muchas veces el deseo de sentirme penetrado, tanto es así que, como ahora mismo que estoy hablando del tema, siento un pequeño escozor en el ano y la sensación, a la vez, que está lubricando.

A veces pienso que quizás me esté obsesionando demasiado, pero también es cierto que, después de leer y releer tu comentario, siento como si me haya cambiado algo el “chip”. Me asusta el dolor, qué duda cabe, así como las consecuencias físicas que pudiera tener dejarme atravesar este estrecho paso hacia mi interior por un cuerpo turgente, pero con tus explicaciones y el deseo cada vez más sólidamente madurado de querer, de desear, acoger y de sentir dentro de mi la manifestación física del deseo de otro hombre, me siento más preparado para ello.

No sabes, pues, amigo Franco, cuánto te agradezco todo lo que has vertido en tu comentario.

Un fuerte abrazo, y muchas gracias, Hairy, por permitirme este espacio que, como supuso el descubrimiento de Vellohomo, ha significado esta entrada de aire fresco en mi psique tras poder abrir ventanas que tenía cerradas a cal i canto.

Hairy4ever said...

Albert, yo es que, sinceramente, suscribo lo que dijo en su día Franco en Vellohomo I. El origen de este blog fue un mero divertimento, un intento de ocio personal de un auténtico torpón de la informática como soy yo. Se trataba de colgar unas fotos –procurando no repetir, aprovechando mi memoria- de mis humildes archivos –con más o menos gusto, eso ya es subjetivo-, ver hasta cuánto aguantaba con la disciplina –que no tortura de soga al cuello, como bien dijo Bell de su blog- y, desde luego, en ningún caso, jamás, nunca, os lo juro, pensé que alguien se molestase en dejar ni un solo comentario.
… Y mira ahora. En todo caso, el agradecido soy yo, porque la vida me haya llevado hasta vosotros y hayáis querido compartirla conmigo. Acabo de leer lo dicho por Turco en V2 sobre su infancia y el caleidoscopio. Ha dejado a Minguito de lado y se ha explicado con una seriedad, una ternura inusitada. Y es porque vertemos nuestras ilusiones, anhelos, fantasías y, también, realidades. Por ejemplo, en este post, estoy compartiendo más vivencias, pensamientos y experiencias sobre el sexo anal que creí, hasta hoy, que era el único tío en la Tierra que pensaba así sobre ello. No tenía con quién compartirlo. Y veo que no. Por suerte, estáis vosotros, corroborando todo lo que pienso –sobre éste y otros temas- con vuestras palabras.
Pero es que, si os fijáis, el porcentaje de disensión en las tertulias es nímio! Es ridículo! No se, es increíble y me emociona. Yo también, cuando me levanto por las mañanas, entre las primeras cosas que hago es ir a V2 y venir aquí a ver los comentarios!. No se, llamadle casualidad, magia de grupo, lo que queráis. Pero gracias por expresaros así. Y si algún día decidís cambiar de foros, por favor, dejad dicho dónde váis, que os seguiré aunque sea de silente (difícil, lo se!!)
Os quiero

Bell said...

De verdad que conseguís que me sienta tan orgulloso de mantener esta relación con vosotros. Que maravilla de dialogo epistolar entre caballeros que compartimos inquietudes y desazones.
¡Brillante! lo siento, no tengo por menos que emocionarme con y por vosotros.
Albert, Hairy, Franco, gracias por estar ahí.

Hairy4ever said...

Recuerda, queridísimo Bell, que sin tí no sería lo mismo. No hay póker de tres ases.
Así que las gracias te incluyen, y en primera línea!

Anonymous said...

Love the final entry!!