28 September 2010

MACHOTES





























6 comments:

Albert said...

No me gustan para nada esas botas con aires de “country”, y tampoco acostumbran a gustarme los hombres con bigote, pero no sé si será porque me encanta la fotografía en blanco y negro que no ceso de contemplar el cuerpazo peludo del tipo del sombrero, tanto es así que mi buena y siempre fiel “pelona”, tal como me la bautizó alguien, ha empezado a babear a base de bien... Me encanta sentirme un ratito en este estado de semi-erección.

Un beso.

Hairy4ever said...

Querido Albert,

De acuerdo contigo: sobran esas botas. Pero al gran Steve Kelso se le puede perdonar todo. Además, en color esa foto no sería lo mismo.

Como al nº 5. Demasiado rasurado el cuerpo, también con bigote; pero esa indolencia, esa mirada de cabroncete-marranete... ahí, en las rocas... es lo que uno espera cuando va a la playa nudista.

Me gusta que estés levitando gratamente en tu semi-erección, pero espero que el día te de motivos para una buena erección completita...

Besote

Franco said...

Comparto con Albert ese placer de visitar a los amigos (en sus blogs) a media erección.
No es delicioso????
Es que con él también tenemos el mismo problema (o no): nos mojamos enseguida.

Ese es Kelso??? no lo reconocí.

Albert said...

A mí, querido Franco, cuando estoy tranquilo me encanta esta sensación de sentirme levemente mojado por la secreción que me provoca la excitación mientras contemplo algunas fotografías e incluso mientras voy redactando los comentarios, y ahora mismo, sin ir más lejos, mientras leía la naturalidad con la que expresas nuestro común “problema” de humedades, he percibido un nuevo flujo que no he podido evitar recoger con el dedo para saborearlo con deleite.

Quizás os suene a “cursi”, pero no puedo evitar sentirme tan feliz por el hecho de dirigirme a vuestros blogs expresando lo que siento, por lo que os doy las gracias de todo corazón por haberme acogido tal como me gustar ser i no como, casi siempre, tengo que aparentar que soy.

Hairy4ever said...

Franco,

En Barcelona era costumbre (¿verdad Albert?) ir de visita a casa ajena llevando un “Brazo de Gitano”, postre con forma de canalón relleno de nata, moka, trufa, etc. y con obvia forma tubular/fálica.

Por eso da gusto ir de blog amigo en blog amigo con nuestros “Brazos de Gitano” a media erección… Además, con los calores, los Brazos de Gitano (de repostería o humanos) siempre gotean…

Albert,

De cursi, nada. Si algo destaco de ti es como expresas tu auténtica sinceridad, por ser tu mismo. Al natural. Con ese arte verbal que tienes. Nadie como tu describe tan deliciosamente cómo reclica sus fluidos mientras redacta. Para que luego digan que los Hombres no sabemos hacer dos cosas a la vez...

Y las gracias te las doy yo, por ser como eres. ¡No cambies nunca!.

P.S. Albert, vistas las dimensiones de los Brazos de Gitano, tendríamos que ir a La Mina a inspeccionar lo que la Raza Calé esconde bajo esos chándals de mercadillo…

Franco said...

Albert y Hairy,
lo han hecho otra vez.
Han conseguido mojarme.
Primero con la descripción de Albert recogiendo su jugo más íntimo hasta llevarlo a sus labios... segundo,
Joder!, SÓLO DE PENSAR EN ESE BRAZO DE GITANO.... mmmmmm.... me da la sensación de que el nombre bien podría haber sido referente a otro miembro un poco más inferior, no necesariamente al brazo, pero claro... ante todo, hay que cuidar ciertas cortesías en las visitas.
Bueno. Los espero, queridos, vengan a visitarme. Y no olviden traerme vuestros brazos de gitano bien chorreantes.